29 marzo 2011

Inevitable


A veces mi corazón añora,
una alma compartida,
una vida que querer,
un fuego por encender.

A veces mi corazón añora,
ese ángel esperado,
el deseo desenfrenado,
el recuerdo a recordar.

A veces mi corazón añora,
poder latir con alas libres,
morir por su mirada,
vivir por ese amor.

[...]

PD: No está acabado, pero no me veo con corazón de acabar-lo, disculpadme.

3 comentarios:

  1. Hola Meritxell,
    Espero l'acabament del teu poema ja que es fa molt interessant.
    T'estima,
    l'avia, Rosa

    ResponderEliminar